Pídeme y te pediré

Pídeme y te pediré

En 2017 no quiero apuntarme al gimnasio, ni mejorar mi inglés ni obligarme a leer más libros. Todos estos propósitos ya los apunté en alguna lista y seguramente los dejé aparcados en cuanto empezaron a asomar los primeros rayos de la primavera. Este año seré práctica. Voy a aprender a PEDIR.

Lo digo en serio. Nos enseñan a dar sin esperar nada a cambio, a entregarnos en cuerpo y alma y a poner la otra mejilla (cosas de la tradición judeocristiana, como la sempiterna culpa), pero rara vez nos explican que, si queremos algo de los demás, hay que pedirlo. Pero, claro, eso es de egoístas, de carotas. Está feo, ¿no dicen eso?

Pedir, sin embargo, es un acto totalmente necesario. Más si cabe en estos tiempos de prisas e individualismos. Pero hay que hacerlo bien, sin exigencias, sin ambigüedades, sin chantajes de por medio. Y, obviamente, siendo realistas (los milagros los dejamos para otro momento aunque estemos en Navidad). No se trata de pedir por pedir, sino de pedir en conciencia, con responsabilidad, sabiendo que hoy soy yo quien pide y mañana al que pedirán.

Yo, que siempre he sido más de dar que de pedir, no había caído en la cuenta de esto hasta hace relativamente poco. Un día, hablando con una amiga sobre la frustración que me generaba que la gente no entendiera los mensajes subliminales que iba dejando caer, me dijo muy seria: “La gente no es adivina. No pueden averiguar lo que quieres por ciencia infusa”.

Tan breve y directa que me dejó pasmada. !Tenía razón! Entendí entonces uno de los mecanismos básicos de las relaciones humanas:

Si pido y me das, genial, es la ecuación perfecta y te responderé en la misma medida cuando lo necesites.
Si pido y no me das pero existe una explicación, muy bien, ambos sabemos el porqué de la negativa y actuamos en consecuencia.
Y si pido y no me das porque no te da la gana, también bien. ¡Ya sé a lo que atenerme!

¿Sencillo, no? Pues como casi todas las cosas que nos empeñamos en estropear y enmarañar con los yoqueríadecir, los deberíashabertedadocuenta y los arrepentimientos por los nuncatedije. Parece mentira que seamos animales sociales, que estemos diseñados para comunicarnos y que nos siga costando tanto trabajo decir lo que pensamos, lo que necesitamos, lo que ansiamos.

Algo similar ocurre cuando alguien pide ayuda y le soltamos el típico “estoy aquí para lo que necesites”. Eso y nada es lo mismo. Es una frase hecha, vacía, una simple generalidad que se dice a sabiendas de que, ante ese gran todo inabarcable, nadie te va a reclamar que le hagas de niñera durante una tarde, que la invites a tomar una cerveza para desahogarse o que le hagas un puchero para el día siguiente. Porque sentiría que te está pidiendo demasiado.

Quizás piensen que toda esta filosofía barata que les estoy soltando es porque el final de año me ha puesto tonta, porque me he hinchado de libros de autoayuda en Nochebuena —creánme que ha sido mucho más sano y divertido la biografía sobre Bill Murray escrita por Marta Jiménez— o, simplemente, porque soy una pobre chica a la que nadie echa cuenta.

Todas estas cosas podrían ser ciertas, pero escribo estas líneas pensando en una única persona. En esa que, como tú, está cansada de frustraciones y cabreos innecesarios por no ser directa y decir lo que necesita. Esa que, como tú, no pide por miedo a recibir un no como respuesta. Esa que, como tú, prefiere callar y hacerlo todo sola antes de dejar atrás el orgullo y pedir ayuda.

Así que, bueno, mi deseo para 2017 es simple: seamos un poquito más claros y honestos, con nosotros mismos y con los demás. Seguramente nos vaya un poquito mejor.

¡Pídeme y te pediré! Feliz año.

 

*Artículo publicado en La Voz del Sur

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies