¿Por qué me deshice de los pantalones de campana?

¿Por qué me deshice de los pantalones de campana?

Cada vez que veo un escaparate pienso lo mismo. ¿Pero por qué me deshice de mis pantalones de campana, por qué? Si todo vuelve. Ya lo dice mi madre cada vez que nos vamos de compras. Ella exclama “!mira, yo tenía un vestido igualito a este!”, y yo siempre respondo “¿y por qué no lo guardaste, hija mía?”.

La respuesta es de lo más simple. Porque mi madre, al igual que yo, no es adivina y no puede ni imaginarse lo perversa que puede llegar a ser la industria de la moda para que, cada cierto tiempo, se lleve (otra vez) justo lo contrario de lo que era tendencia hasta hace nada. Y no seáis mal pensados, no lo hacen para vender más y para que creamos que ya no nos sirve nada de lo que tenemos en el armario, noooooo… ¡qué va!

El invierno pasado aún estábamos en la dictadura del pitillo –sí, ese con el que pierdes unas 200 calorías cada vez que te lo intentas poner recién lavado–, por lo que, después de muchas vueltas, decidí deshacerme de los dos vaqueros de campana que había estado guardando unos siete u ocho años y que sólo usaba cuando el cesto de la ropa sucia triplicaba su tamaño. ¿Pero, por qué? ¿Quién me mandaría a mí?

Creo que sucumbí al efecto amilanador de toda dictadura. Perdí la esperanza, la ilusión  de verlos otra vez en movimiento por las calles de nuestro país. Sí, yo, la misma que se resistió al slim, al skinny y al superskinny durante meses hasta que ya no hubo en las tiendas nada más ancho de pata que el bootcut, resulta que, hace tan sólo nueve meses, nueve, los mandé a reciclar.

 

Pantalones campana en 2015 imitando looks de los años 70'

Pantalones campana en 2015 imitando looks de los años 70′

¿Una moda pasajera?

Cuando la pasada primavera empecé a ver en las tiendas vaqueros de campana fue como si alguien me diera un sopapo. ¿Cómo? ¿Justo ahora? ¿De verdad? Pese a todo, supe mantener la calma. A diferencia de los que hasta hace nada había guardado, estos eran de talle alto, con grandes botonaduras y tejidos suaves para el verano. Opté por ser optimista. Seguro que no llegan al otoño, será una moda pasajera, me dije para tranquilizarme.

¿Sabéis ya lo equivocada que estaba, verdad? Pasear ahora por las calles comerciales es como rememorar una y otra vez mi error. O como ver fotos de mis padres cuando eran novios. El vaquero y el camel en sus múltiples tonalidades lo inundan todo. Cuero, ante, flecos, estampados, boho, años 70 y campanas, sobre todo, campanas. Ahí están ellas, otra vez, diciéndome lo idiota que he sido.

Me imagino a los coolhunters y mandamases de la moda observando nuestras caras de indignación ante los escaparates. “Sí, os lo hemos vuelto a hacer; tendréis que renovar todo vuestro armario”, dirán mientras ríen como hienas. Lo peor es que no será la primera ni la última vez. Aunque no nos acordemos, esto ya nos pasó.

Hace un par de semanas, en casa de mi madre, encontré varios álbumes de fotos de mis años de instituto y facultad. Además de comprobar que no cualquier tiempo pasado fue mejor y dar las gracias porque aún en aquella época no existiera Facebook, hubo una imagen que me llamó mucho la atención. Precisamente, por los vaqueros que llevaba. La foto era de una excursión a Granada con mis compañeras de 2º de Bachillerato y, entre tanto despropósito juvenil, ahí estaba yo con unos pantalones que riétete tú de quienes hoy presumen de reutilizar prendas y tejidos. Mi madre, apañá como pocas, me había rajado los laterales inferiores del pantalón y le había cosido un añadido triangular, también de tela vaquera pero de otro tono, para convertirlos en campaña.

Era el año 2000 y ya ven que, 15 años después, estamos en el mismo lugar. Por si la tendencia se alarga, yo ya estoy recopilando retales para darle una segunda vida a mis (siempre odiados) pitillos. Allá vosotros 😉

Cómo convertir un pantalón pitillo en campana

Cómo convertir un pantalón pitillo en campana

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies