Juan, así no

Juan, así no

Juan, así no. Así no se trata a una compañera de trabajo, por más que aleguéis que lo habíais pactado y que todo es una broma. En su caso, (confiando en que de verdad estaba preparado), se trata de una broma que no hace ni puta gracia. Y no sólo porque esté fuera de toda lógica que en un programa de televisión en directo un hombre se ponga sin razón alguna a cortarle la falda a la presentadora sino porque, al igual que defiendes que tu programa tiene un marcado componente “social” por buscarle pareja o compañía a la gente de la tercera edad que se siente sola, deberías haber pensado en la responsabilidad que tienes con tu audiencia como personaje público que eres. Juan, no voy a criticarte como empresario ni hombre de éxito en televisión. Sé de sobra que eres una persona inteligente en los negocios y que los colegas que trabajan contigo (entre ellos, muchas mujeres) están contentos porque sus condiciones laborales son dignas. Pero permíteme, Juan, que te afee el sinsentido del otro día. ¿A qué venía? “Te corto por haber bailado tanto”, le dices. ¿Perdona? Ah, claro, que bailar es una actividad en la que uno puede dar rienda suelta a todo su ser y expresarse como le viene en gana y, claro, eso no está permitido supongo, ¿no? Tras visualizar varias veces la escena, me percato de que no sólo te conviertes en un presentador que acosa a su compañera, sino que, además, la ridiculizas y la reduces a unas piernas y un culo que, obviamente, crees que ella debe de enseñar. ¿Para...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies